COMPARTIRShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Sepp Holzer, es un simpático granjero austriaco, que ha conseguido a su manera una revolución en la permacultura, integrando el conocimiento existente con su propias investigaciones y observaciones del entorno, quien, ademas de ser un gran permacultor, se dedica a enseñar. Comenzó por sus vecinos y actualmente da cursos en varios países de Europa. Al igual que Fukuoka, el primer permacultor, Holzer empezó con un terreno que consideraríamos de escaso o ningún valor agrícola, demostrando que la permacultura es capaz de curar la tierra y conseguir cosechas de las piedras.

El enfoque central de la Permacultura Holzeriana es la regeneración y la curación de tierras y paisajes a través de la construcción de espacios capaces de retener agua. Esto a su vez permite una descentralización del acceso a los recursos, como es la propia agua o la energía. Los espacios se crean con materiales de origen local que posteriormente captarán el agua de la lluvia, permitiendo almacenarla en el subsuelo, mejorando el equilíbiro hídrico de forma generalizada. De esta manera el proceso de desertificación se puede desacelerar, minimizándose el riesgo de incendios forestales e inundaciones, cuyo daño para los seres humanos, los animales y la naturaleza en general es enorme.

Una vez establecido el equilibrio hídrico, se podrá plantar un bosque mixto o cultivar biotopos de frutas y verduras en cantidades abundantes y suficientes para el mantenimiento de los seres humanos (las medidas aplicadas van desde la regeneración del suelo con plantas colonizadoras, con comunidades de verduras y por medio de una interacción simbiótica entre plantas y animales, hasta la creación de cultivos mixtos en planteleselevados).

Sepp Holzer enseña cómo estos conocimientos pueden ser aplicados en todos los lugares del mundo. Lo que tenemos que hacer según él es “volver a aprender a pensar de manera natural” y “leer el libro de la Naturaleza”, es decir, observar con atención los procesos de la naturaleza, entender las interdependencias y aprender a dirigirla de tal manera, que los sistemas cíclicos naturales y los sistemas autosustentables puedan desarrollarse nuevamente.

COMPARTIRShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*