Compartir

Ellos se llaman Azouaou, Abderhamène, Louise, Shana, Kyria o Yanis, tienen entre 3 y 4 años cuando empiezan a discutir libremente y juntos sobre el amor, la libertad, la autoridad, la diferencia y la inteligencia, entre otras cosas. Durante sus dos años de infantil, estos niños del colegio Jacques Prévert de Le Mée-sur-Seine (Seine-et-Marne, Ile de France), experimentan junto a su profesora Pascaline, la puesta en marcha de un taller de filosofía. Varias veces al mes, sentados en círculo alrededor de una vela encendida por Pascaline, aprenden a expresarse, escucharse, conocerse y reconocerse reflexionando sobre temas que normalmente se abordan en el sistema escolar francés en clase de… Bachillerato. No hay buenos o malos alumnos, solo jóvenes alumnos capaces de pensar por ellos mismos con sus palabras, llenas de espontaneidad, de buen sentido y de poesía. Y haciendo gala, en ocasiones, de un increíble espíritu ciudadano.

Compartir

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*