Compartir

Con este discurso, Charles Chaplin, sacrificó a su legendario personaje Charlot, al hacerle hablar para pronunciar este sentido discurso cargado de fortaleza humana al reclamar la atención de los espectadores desde aquel entonces hasta nuestros días.

Compartir

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*